Las Paradojas de la Alta Ciencia

Éliphas Lévi

(1810-1875)

Éliphas Lévi

Un trabajo en proceso. Favor de enviar sugerencias para mejorar esta traducción: inquiry@selfdefinition.org

-->

Prefacio y Prologo

This page in English: .. preface-foreword.htm

 

LAS PARADOJAS
de la
ALTA CIENCIA

EN CUÁLES LAS VERDADES MÁS ELEVADAS DEL OCULTISMO SON REVELADAS POR PRIMERA VEZ (PARA RECONCILIAR EN EL FUTURO LOS PRINCIPIOS DE LA CIENCIA Y DE LA FILOSOFÍA CON LA RELIGIÓN ETERNA)

Eliphas Levi

Con notas al pie de página por un Maestro de la sabiduría

1883 De Calcuta, Calcuta.

Publicado originalmente: Prensa Central Co. [después de la muerte]: Calcutta, Calcutta Central Press Co., 1883.

Adyar, casa Editorial de Madras Theosophical. [1922]

Escaneado en sacred texts.com, julio de 2004. John Bruno Hare, redactor. Este texto es del dominio publico. Estos archivos se pueden utilizar para cualquier propósito no comercial, con tal que estas notas de créditos se dejen intactas.

Traducido del inglés al español 2019 por selfdefinition.com bajo los principios de Creative Commons: CC BY-NC



top of page

 

PREFACIO a la segunda edición 1922 por el traductor del francés original al inglés

Una crítica desagradable: el Traductor creía que era un ocultista mayor que Éliphas Lévi. Continúa su diatriba en sus notas a lo largo del texto.

Muchos caminos llevan a la cumbre de la grandeza, muchos y muchas son las grietas en el velo, por la cual los buscadores pueden indagar las cosas secretas del universo.

El Abbé Louis Constant, mejor conocido por su nombre de pluma de ÉLIPHAS LÉVI, fue sin duda un vidente; pero, aunque sus estudios no se limitaron a esto, solo vio a través de la Kábala, cuyo sentido perfecto está, hoy en día, oculto a todos los meros kabalistas, y sus visiones fueron por lo tanto siempre imperfectas y con frecuencia muy distorsionada y confundida.

Además, fue en una parte considerable de su vida un sacerdote católico, y como tal debió guardar límites, en cierta medida, con su iglesia, y todavía más tarde, cuando fue exclaustrado, vacila en chocar con los perjuicios del público, y jamás tuvo éxito completo en liberarse a sí mismo de su temprana formación de sacerdote.

En consecuencia no sólo erró a veces de buena fe, no sólo constantemente escribiá en un modo ambiguo para evitar la colisión directa con sus jefes eclesiásticos o credos actuales, pero él no rara vez presentó dogmas, los cuales, tomados en sus obvios significados directos, ciertamente no lo creían—ni siquiera, puedo decir, que ciertamente él sabía que eran falsos.

Es bastante cierto que, en muchos de estos últimos casos, una corriente de ironía puede ser discernida por aquellos que saben la verdad, y que en todos, los iluminados pueden leer suficientemente entre líneas para evitar conceptos erróneos. Pero estos defectos, el sesgo imposible de erradicar de su entrenamiento inicial, el punto de vista muy estrecho desde el que consideraba el ocultismo y las limitaciones a la libre expresión que le imponen su posición y su temperamento, restan seriamente el valor de todos los escritos de Éliphas Lévi.

Aún así, era un hombre elocuente y erudito, y suficientemente avanzado en ocultismo para hacer que todo lo que escribía sobre este tema fuera interesante y más o menos valioso para los serios estudiantes de los Misterios; y, por lo tanto, he pensado que a los demás buscadores de la Verdad Oculta les complacería mucho obtener acceso a algunos escritos importantes y hasta ahora no publicados de este gran kabalista.

Por consiguiente esta traducción, que, aunque absolutamente sin pretensiones de mérito literario, sin embargo, espero y creo, que en todas partes reproduzco totalmente y lealmente los significados obvios del autor, dejando, en todos los casos, donde esto es así en el original, un significado interior perceptible por los que SABEN. Si en muchos lugares el linguaje parece restringgido y torpe, esto resultó de la necesidad de preservar intactos los significados exotéricos y esotéricos, que nuestro autor amaba combinar en sus frases epigramáticas.

Un ocultista eminente, O.E., había añadido algunas notas al manuscrito antes de que llegara a mis manos, y éstas, que reproduje (aunque algunas de ellas parecen poco relevantes para los no iniciados), merecen la más cuidadosa atención. También aquí y allí me atreví algunas observaciones, que deban ser tomadas por que valen. No siempre estoy de acuerdo con O.E., y, aunque soy perfectamente consciente del hecho de que mi opinión es como nada cuando me opongo a la suya, no me pareció honesto reproducir comentarios en los que no podía estar de acuerdo, sin registrar mi desacuerdo.

Para el resto, cualquier lector que, interesado en estas Paradojas, se sienta inseguro al llegar a la conclusión de que ha comprendido completamente el significado del autor y desea saber más de esto, puede estudiar con ventaja las otras obras de Éliphas Lévi, a saber—

DOGMA Y RITUAL DE LA ALTA MAGIA
HISTORIA DE LA MAGIA
LA LLAVE DE LOS GRANDES MISTERIOS
LA CIENCIA DE LOS ESPIRITUS
EL HECHICERO DE MEUDON
FÁBULAS Y SÍMBOLOS.

Cada una de estas, debe ser admitido, una masa de irrelevantes y casi había dicho materia basura, redimida solo por una gracia de estilo necesariamente perdida en cualquier traducción, arroja algo de luz sobre cada una de las otras; y nadie con una capacidad natural para el ocultismo puede estudiar estas con cuidado, junto con lo que ahora se publica, sin comprender claramente las visiones de nuestro autor. Estas, aunque limitadas e imperfectas, eran todavía, en gran medida y hasta donde iban, correctas, y eran, por lo menos, mucho más avanzadas que la mayoría de las cosmogonías, teogonías y religiones exotéricas existentes y aceptadas.

Una palabra más: el ocultismo tiene su física y su metafísica, sus aspectos prácticos y teóricos. Éliphas Lévi are un teórico y, si podemos juzgarlo por el disparate dado en gran detalle en su RITUEL DE LA HAUTE MAGIE, era profundamente ignorante de su práctica. De la Física del Ocultismo nada de gran valor puede ser recogido de sus páginas por los no iniciados, aunque se reproducen, aparentemente sin comprenderlos de ninguna manera, frases e ideas de las obras herméticas más antiguas; Los secretos, incluso pertenecientes a esta rama, se encuentran enterrados, como los torsos mutilados, en sus escritos.

Pero en lo que se refiere a la Metafísica del Ocultismo, sus obras a menudo están incrustadas con verdaderas joyas que brillarían mucho más claramente en el alma de los no iniciados, excepto por su persistente hábito de colocar en todas partes capas de cal, católica romana y ortodoxa—en parte en su primeros días para evitar el antagonismo de la iglesia, en parte para evitar escandalizar los prejuicios religiosos de sus lectores, y en parte, sospecho, porque hasta el final un poco de esos prejuicios se aferraban incluso a su propia mente.

Para aquellos que desean adquirir habilidad en el ocultismo práctico, que anhelan una larga vida, dones y poderes, y un conocimiento de las cosas y las leyes ocultas del universo, un estudio de los libros de Éliphas Lévi sería casi una pérdida de tiempo. Deje que busquen en otro lugar lo que quieren, y si lo buscan en serio, seguramente lo encontrarán.

Pero aquellos que, descuidados de tales cosas, desean solo lidiar con y asimilar las VERDADES más elevadas y últimas del Ocultismo, tal vez se pueda extraer más de sus páginas mediante un estudio cuidadoso, que de las de cualquier escritor, pasado o presente, cuyas obras son fácilmente accesibles al mundo.

A tales buscadores les digo, estudien las obras de Éliphas Lévi en su conjunto y reflexionen sobre ellas. Sin duda, están gravados por una masa de lo que, pero por la elegancia de la dicción, merecerían ser considerados sandeces. Sin duda, nuestro Abbé era un verdadero francés, a menudo apuntaba más a la felicidad de expresión y la pulcritud de la antítesis que a la simple verdad, y siempre estaba listo para saltar de la verdad espiritual más sublime a una broma mundana y cínica de ninguna manera siempre en el mejor gusto posible. Indudablemente, también desperdicia el tiempo (para la mayoría de los lectores modernos) matando de nuevo los ya difuntos trasgos, cucos y monstruos de la Iglesia Católica Romana.

Pero no obstante, tuvo mucho aprendizaje oculto real, y esto, aunque en una forma deliberadamente desconcertante, no consecutiva e incoherente, dejó poco a poco en sus diversas obras.

Verdaderamente, aunque envuelto por su elocuencia en una tela de oro, ¡no es un montón atractivo! Sin embargo, a pesar de la masa de conchas y arena y los olores a pescado antiguos, las perlas están ahí para aquellos que realmente buscan. Un indicio en una obra, una falsedad de bromas en un pasaje, explicará verdades veladas en otros; para aquellos que se esfuerzan por captarlos, sus significados reales se aclararán; y aunque la mano de obra sea considerable y los resultados, incluso cuando se obtienen, imperfectos y requieren ser complementados en otra parte, el esfuerzo no se habrá desperdiciado; y aquellos que han avanzado hasta ahora seguramente encontrarán ayuda inesperada para completar su tarea. —EL TRADUCTOR [para la traducción del francés al inglés, 1922.]


top of page

PRÓLOGO a la segunda edición 1922

Aparecen en los primeros volúmenes de The Theosophist varios fragmentos llamados "Escritos no publicados de Éliphas Lévi". Éliphas Lévi fue el francés Abbé Louis Constant, un sacerdote que abandonó la Iglesia Católica Romana para dedicarse al misticismo cabalístico. Uno de estos "escritos no publicados"—que sin embargo no se imprimió en The Theosophist, sino por separado como un folleto, en la serie "Misceláneas Teosóficas"—fue comentado en notas al pie por "O.E.", "Ocultista Eminente". El ensayo de Éliphas Lévi, junto con las notas a pie de página de O.E., fue publicado, y la presente publicación [en inglés] es una reimpresión de esta "Miscelánea Teosófica" impresa en Calcuta en 1883.

No tendría sentido reimprimir esta vieja "literatura propagandística" de los primeros días de la Sociedad Teosófica, sino por el hecho de que el "Ocultista Eminente" [O.E.] es el Maestro de la Sabiduría ahora bien conocido entre los Teosofistas bajo las iniciales "K.H." [1]

[1. (inglés) en.wikipedia.org/wiki/Koot_Hoomi
    (español) es.wikipedia.org/wiki/Koot_Hoomi ]

En una nota a pie de página del Maestro, en 1883, aparece por primera vez en la literatura teosófica la afirmación de que Jesucristo vivió un siglo A.C. Seguramente, nada podría ser más hermoso sobre el papel de la mujer en la vida que lo que Él dice en el último de Sus notas. La lectura de estas notas del Maestro me ha inspirado y me ha dado una perspicacia de su mente. He instado a su republicación, con la esperanza de que otros puedan recibir de ellos lo que yo he recibido.

top of page

 
-->