Las Paradojas de la Alta Ciencia

Éliphas Lévi

(1810-1875)

Éliphas Lévi

Un trabajo en proceso. Favor de enviar sugerencias para mejorar esta traducción: inquiry@selfdefinition.org

-->

La Paradoja 5 La razón es Dios

This page in English: .. paradox-5-reason-is-god.htm

Esta debería estar colocada primero. Es ante todo: el ser existente, hasta existe para los que no lo saben, porque el sol alto, pero para verlo, lo sienten, lo comprenden, esto es el triunfo de la comprensión en morada del hombre; es el resultado definido de todo el trabajo del pensamiento y de todas las aspiraciones de la fe.

En el principio de la razón, y la razón esta en Dios, y Dios es la razón. 2 ellos todos son creados por ella, y por fuera él no ha creado nada. Es la luz verdadera que nos alumbra desde nuestro nacimiento: hasta brilla en la oscuridad, pero la oscuridad no la oculta.

Estas palabras son el oráculo de la razón misma, y se reproducen, como ellos todos conocen, a principios del evangelio de San Juan.

Sin esta razón nada existe; todo tiene su razón para existir, hasta sin razón, 1 que sirve un fondo para la razón como sombra hace a la luz.

El creyente razonable le es que cree en conocimiento más grande que de razón; por la razón, o para hablar más correctamente el raciocinio de cada uno, no es sabiduría absoluta.

Cuando razono defectuoso, me vuelvo poco razonable; [59:1] esto no es luego razón para la cual debería disfrutar, por mi propio juicio.

Voluntariamente debería volverme entonces hacia los que mas saben, para igualarme entonces debo tener la razón para creer en su superioridad.

Conjeturar, al azar, lo que no se conoce, y luego creer ciegamente en sus propias conjeturas, o las de otros, que no saben más que yo mismo, es comportarse como locos. Cuando hemos dichos que Dios exige el sacrificio de nuestra razón, es haber divinizado, el ídolo despotrico, o ideal de la locura.

La razón da la convicción, pero la creencia impetuosa produce solamente la infatuación.

Es completamente razonable creer en las cosas que no se ven, contactos, ni las medidas, porque manifestado el infinito existe, y pueden indicar que no sólo creo, sino que sé que un infinito de las cosas existen quiénes están más allá de mi extensión. Al ser indefinidamente progresivo el conocimiento, puedo creer que un día sabré que de lo que ahora soy ignorante. No tengo ninguno duda con vistas a lo que sé completamente; puedo no fiarme de mi conocimiento si sé insuficientemente, pero no puedo tener dudas en cuanto a una cosa sobre la cual no sé nada, ya que es imposible que las formule.

El que dice allí no es ningún Dios, sin haber definido a Dios de modo completo y absoluto, simplemente habla el disparate. Espero su definición, y cuando me colocó esto adelante después de su propia manera, estoy seguro, de antemano, de poder decirle, "estoy de acuerdo contigo, allí no es ninguno tal Dios;" pero este Dios ciertamente no es mi Dios. Si me dice: "definir a su Dios," debería responder yo, "hará buena atención para no hacer nada de este modo, porque Dios definido es Dios destronado." [60:1]

Cada definición positiva es objetable, el infinito es el lo no definido. " ¿ Creo solamente en la materia, " otros me señalarán, pero cuál es materia? En la cirugía dan este nombre a las excreciones, y tenemos podría indicar en filosofía, ligeramente paradójicamente, que la materia es la excreción del pensamiento. El materialista merecen totalmente ser pagados a lo lejos con esta definición un poco cruda de Carnivallic, ellos los que declaran el pensamiento la excreción del cerebro material, sin darse cuenta que este instrumento excelente y pasivo de los funcionamientos del alma humana es el jefe de obra de un pensamiento, que no nos pertenece.

Se podría definir a Dios, en un cierto y el modo positivo, dejo de creer en Dios, debería saber lo que el es, pero que no puedo saber esto, simplemente creo que existe, porque es imposible que no conciba un pensamiento directivo, en esta sustancia eternamente de vida este espacio infinito de pueblos. [61:1]

Si los creyentes en religiones exclusivas me dicen que Dios se manifesto y que habló, me respondo no lo creas, lo sé. Sé que Dios se manifiesta al corazón humano en las bellezas de la naturaleza; sé que habló por las voces de todo sabio y a los corazones de todo justo. Leí sus palabras, en los himnos de Cleanthus y de Orfeo, como en los salmos de David; admiro las páginas grandes de los Vedas y de Corán, y encuentra la leyenda de Krishna tan emocionante como evangelio, pero empero escribí contra Júpiter que tortura a Prometeo y sirve de pretexto de la muerte de Sócrates. Tirito cuando escucho a el Cristo criticar, en sus últimos sollozos de muerte, por Jehovah para haberle abandonado él, y yo pongo los velos en mi cara cuando Alejandro VI profesa para representar a Jesús el Cristo. Los verdugos y el torturador de la conciencia humana están como odiosos a mí bajo el reinado sacerdotal de Pio VI como bajo el de Nerón. La religión verdadera y cristiana es la humanidad, sobrehumana en la fuerza de la redención, y del sacrificio del individuo para otros. Los dioses a los que pertenecen los hombres sacrificados son unos demonios. La razón debería para siempre el empuje lejos el culto de estos demonios, y el ídolo del diablo, que se volvió ridículo por él, es monstruosidad. Los que creen diabólicamente, adoran al diablo, porque adoran su creador y cómplice. Ya dijimos, Dios del diablo, que reprende al diablo pero permitamos siempre al consejo funcionar arriba para nuestra destrucción es una ficción horrible de maldad y de cobardía humanas; dios del diablo estado dando vueltas se haría un diablo de Dios habla así la razón, pero la superstición inmóvil impondría el silencio, y es por eso que mucha gente, bastante excusablemente, permiso, compadeciendo ellas, al supersticioso su Dios y su diablo, y ellos mismas cree desde entonces en el nada.

Pero hasta la superstición tiene razón de estar en los infinitos del intelecto humano. El sacerdocio consiguió convertirla en fuerza, sometiéndola a la obediencia sin visibilidad. Llevarse la superstición de las almas, estrecho pero ardiente, y callado los conversos en fanáticos de impiedad. Debemos detener a los imbéciles por su locura, [64:1] ya que están dispuestos a ser prudentes.

Les enseñamos la moralidad a los niños diciéndoles historias, y las enfermeras toman a buen cuidado en no desengañar sus espíritus cuando son asustados en casa del fantasma. Es verdad que ciertas madres realistas amenazan a sus niños por el lobo o el policía, pero el lobo ni el policía no puede estar por todas partes, y el niño, convencido de su ausencia, se reirá de la amenaza, mientras que se piensa que el fantasma, que es dondequiera visto, como el diablo, jamás está en todo, y el niño es empujado más para creer en ella porque es una ficción, una ilusión poética, tiene historia en una palabra como algo que tome la toma sobre la imaginación, y la imaginación, el poderoso entre los hombres, es suprema entre los niños.

El fantasma es el diablo de los niños, justo como el diablo de la edad media era el fantasma de los hombres.

Por otra parte no hay ninguna ficción que no sirva de velo o de máscara a una realidad cierta. El fantasma existe, y el pobre niño le conocerá pronto fruncira las cejas pedante con la voz dura y el bastón más o menos justo amenazante.

Entonces le señalarán respecto a Dios y respecto a el diablo en tales términos que podría fácilmente confundir a uno con otro. ¿ Voluntad que continúa entonces satisface con conclusión del drama de Polichinela? Polichinela le causa la risa, el diablo quiso hacerle gritar; ¿ acaso él no desearía esto al fin, Polichinela, tan a menudo llevado a lo lejos por el diablo, debería a su vuelta llevar a lo lejos al diablo? Esto sería una cuestión de temperamento y temeridad.

Hierofante antiguo siempre sostuvieron que sería el crimen más grande para admitir la multitud en las Iniciaciones porque sería dejar vilmente a los lobos, abriría el prado de los ciervos, y sumergiría a todos los hombres en la guerra una con otro bajo el pretexto de la igualdad.

Jesús el Cristo animado sobre sus discípulos para no moldear sus perlas antes el cerdo. Francmasones este día juran para preservarle a la muerte los secretos que no poseen más. La igualdad entre los hombres puede existir solamente por categorías de Jerárquico; jamás puede ser absoluta, porque la naturaleza la rechaza. Debe tener allí mucho y poco, de modo que los hombres puedan mutuamente ayudar, y necesita de.

Nada es difícil más para la camino común de los hombres que para vivir según la razón, y es grato para el bien. Su motivo casi es siempre deseo o temor, y deben ser llevados por esperanza o temor. Necesitan, por otra parte, la coacción para impedir caerles en la inercia o el desorden. Marchan mejor cuando en los regimientos y cargado; el monje y el soldado se regocijan bajo una disciplina de hierro; está por austeridades y silencio que la inconsistencia de la mujer desaparece. Un hombre vive valientemente la vida de Trapense que sería un ladrón, él no desean ardientemente por infierno el cielo y el temor. ¿ Es el mejor para esto? Posiblemente no, pero ciertamente es menos peligroso para la sociedad.

Esto es todo el muy perfecto para decirles la verdad a los hombres, pero no la comprenderán a menos que ellos mismos ya hubieran buscado casi la hubieran encontrado. La gente de Tiberios quiso expiaciones y austeridades. La edad del platónico y del Estoico de Séneca y de Epictetus, ha sido encadenada para abrazar la moralidad cristiana. ¡ Virgilio casi parece cantar a comer del Hombre-dios, y los libros de Sibilina prometieron el Cristo para unir a la tierra!

Lutero no ha sido llevado por su propio impulso contra Roma; ha indignado y empujado adelante por una corriente que barrió por encima de toda la Europa. Voltaire no hizo el decimoctavo siglo, era el decimoctavo siglo que hizo a Voltaire. El reinado de Señora de Maintenon y los escándalos de Jansenismo había dado asco y Francia cansada al último grado; la oración fúnebre de Bossuet parecieron tener interés en la monarquía cristiana, y siguió allí a cardenales como Bernel y quiere a Dubois. Voltaire se mofo de todo e incitó a personas que se rían. Rousseau, sin embargo, profesó que había algo en ella, y la gente admiró totalmente de allí al perseguidor, porque a sus corazones el mundo ligeramente era con su manera del pensamiento. El tachar - Rousseau'd Rousseau de revolucionario, y el sentido común del país que desbastaron con Chateaubriand,, sin embargo al aplaudir cada momento la insolencia Volteriana de Béranger: Es un progreso que aporta a los grandes hombres a enfrentarse, y el mundo les atribuye incorrectamente el movimiento que les hizo notables.

La revolución francesa presentó un espectáculo extraño y ridículo en el mundo, cuando inauguró el culto de la razón, personificado por un danzante de ópera. Podría al menos gustado que la nación misma hacía el entretenimiento, y haber deseado reconocer a otras naciones que la razón del francés casi es siempre locura. Entonces el caso era que Robespierre, para destronar esta razón indecente, inventó a su ser supremo, pero la opinión pública no ratificaría el cambio; recordó a Dios y se dio cuenta que la revolución movía su tierra. Bonaparte, que siguió, comprendió que la religión no había muerto, pero religión para él podría ser católica, en otros términos, bien fundada solamente; reabrió las iglesias, y trató de extender su mano sobre el papa, pero el papa deslizó de él con la gente.

El caso es que la razón de la religión es superior a razón de la política, porque es solamente en la religión que de buenas tomas el hilo de la fuerza. Para que una derecha sea inviolable debe ser proclamado como divino. Derecho y son por encima del hombre, conservas de Dios el, imponiéndole el otro; dios es la razón suprema. Un cuerpo no puede vivir sin cabeza, y el jefe del cuerpo social es Dios. Un cuerpo cambia pero no muere, si su principio es inmortal. Dios es la verdad y juzgarlo que jamás cambian; es con la causa que el estado debería llevar a las razones religiosas.

La iglesia es el prototipo de la patria; es la patria universal, y la unidad del mundo cristiano [68:1] es algo más grande que la unidad de Alemania o de Italia.

[68:1. ¿ pero cuándo o dónde tiene tal unidad jamás existió? —Trad.]

La fuerza moral es superior a la fuerza física, y a la fuerza espiritual obtiene la parte superior de la fuerza temporal. Si San Pedro jamás hubiera empuñado su espada, Jesús jamás le habría dicho, "When thou shalt be old, thou shalt stretch forth thy hands, and another shall gird thee, and carry thee whither thou wouldest not.". [A] El rey de Italia tomó Roma del santo padre, porque San Pedro tomó por la fuerza la oreja de Malchus. Malchus o varón significa, en el hebreo, al rey.

[A. "Cuando seas viejo, extenderás las manos y otro te vestirá y te llevará adonde no quieras ir." —Juan 21:18.]

Sea como fuere, el capital del mundo cristiano no debe pertenecer exclusivamente a Italia. El representante supremo de la humanidad divina debe ser un sacerdote que hay que bendecir y un rey que hay que perdonar. Es lo que la razón nos señala, y si el papa cree que un padre de una familia debe ser infalible para sus niños, que la cabeza de la religión debe no tener ninguno informe de asuntos con impiedad; esta libertad de opinión no debe ser autorizada; si se cree que obligó a tornar la sociedad al revés; ¡ se protesta, en una palabra, contra cada uno y todo qué aparecen en él contrario al dogma, por qué, poniendo a un lado la justicia del dogma, el papa es mil veces bueno! [68:2]

Al lado de las pasiones, los enemigos más grandes de la razón humana son los perjuicios. No examinamos cómo las cosas son; nosotros simplemente voluntad que deberían ser en tales y tal manera. Nos negamos a cambiar nuestra opinión, porque esto humilla nuestro orgullo, como si el hombre fuera infalible, y no debe el día al día instruir y mejorar. " Cuando era un niño, " dijo San Pablo, " razone I como niño, comprendí como niño, pensé como niño: pero cuando me hice un hombre, puse cosas infantiles. " El apóstol aquí proclama la ley del progreso y hasta se aplica la iglesia, pero es lo que los teólogos niegan obstinadamente comprender.

Debemos disfrutar perjuicios devotos tanto como perjuicios impíos. La piedad verdadera es esencialmente independiente, pero se somete razonablemente a las costumbres y a las leyes, cuando no puede confiar, y lo iguala a menudo cuando espera, para cambiarlas.

Jesús decia que no deberia arrancarse las cizañas que habián sido mezcladas al trigo, para el temor por temor de que al mismo tiempo deberían desarraigar el buen grano; pero esto deberían esperar la cosecha, y luego separar el trigo de las malas hierbas. Hay unas épocas del bien probado y de la síntesis, en las cuales la crítica debe distinguir la verdad de la guadaña. Estamos en una de tales épocas en las cuales los perjuicios deben tiernamente no ser manipulados más. Sin embargo, no debemos ser duros con pueblo que los tienen. Mostremos, despacio y pacientemente, la verdad, y las falsedades caerán por si mismas. [70:1]

Los perjuicios son las malas costumbres del espíritu; brotan de la educación, del apatía de ignorancia o de intelectual, intereses de la posición, de la reputación o de la fortuna. Creemos fácilmente de verdad de lo que nos satisface y siempre más fácilmente en lo que nos agrada; los mejores sentimientos, hasta cuando exagerado, se hacen fuentes de perjuicio; el amor de la familia produce el orgullo y la intolerancia de la casta; el amor del país da lugar a la arrogancia nacional; la gente piensa que deberían ser franceses, o ingleses, más bien que deberían ser hombres: el entusiasmo religioso introduce luego muchos de otros excesos. Las edades de éxito desprecian, condenan y abominar; ¿ los cristianos son unos perros para el seguidor de Muhammad, los judíos son seres obscenos para el cristiano, los protestantes son unos herejes, los católicos son papistas dónde están los hombres razonables?

La razón está como la verdad; choca cuando desnudo visto.

Estar demasiado en el derecho debe estar en el mal. La razón debería persuadir y no imponerse. Tiene escasas fuerza por encima de los niños, y casi contraria siempre a mujeres.

Es una fuerza, pero es una fuerza oculta; debería regir sin mostrar su mano. [71:1]

Exige un espíritu muy poderoso y firme el consagrarse sin peligro a las ciencias ocultas, y sobre todo a las experiencias que confirman sus teorías; el magnetismo, la adivinación y el espiritualismo pueblan siempre el manicomio, y la filosofía hermética puede añadir a otras víctimas. El experto los más celebrados en estas ciencias tuvieron sus momentos de aberración. Pitágoras recordó que haya sido Euphorbius. Apollonius de Tyana causó a un viejo mendigo de ser lapidado para quedar la peste. Paracelso creyó que había tenido un espíritu familiar escondido en el pomo de su espada larga. Cardán [71:2] se permitió a la matriz del hambre justificar la astrología.

Duchenteau, [B] que reconstruyó y cumplió el calendario mágico de Tycho-Brahe, también murió desgraciado probando una experiencia exagerada. Cagliostro se comprometió con un conjunto de arrogantes, en materia del collar de la reina, y se fue para morir en las cárceles de Roma. El interior del arca no debe estar con la impunidad mirada, y los que la tocan corren el riesgo de ser chocado como Moza por el rayo. No hablo del temor, la envidia, el odio de los vulgares quiénes persiguen por todas partes al iniciado, que no sabe esconder su conocimiento. Las verdades prudentes se escapan de este peligro. [72:1]

[B. Vea Lévi, La Doctrina y Ritual de la Alta Magia.]

El Abad Trithemus [C] vivió y murió apaciblemente mientras que Agripa, [D] su discípulo imprudente, estaba encerrado prematuramente en un hospital por la vida de inquietud y de tormenta. Agripa, antes de su muerte, blasfemo contra la Ciencia, como Bruto en casa de Philippi tuvo blasfemia contra la virtud, pero a pesar de la desesperación de Bruto, la virtud es más que un nombre vacío, y a pesar del desaliento de Agripa, la Ciencia [72:2] es la verdad.

[C. inglés: en.wikipedia.org/wiki/Johannes_Trithemius ]

[D. inglés: en.wikipedia.org/wiki/Heinrich_Cornelius_Agrippa ]

[72:2. naturalmente quiere decir aquí la Ciencia oculta. —Trad.]

A hoy, las ciencias ocultas son apenas estudiadas excepto por el ignorante presuntuoso o los sabios excéntricos; las mujeres abastecen su tierra necesaria, en las patatas fritas a la inglesa histerica y el sonambulismo dudoso. La gente quiere sobre todo prodigios de cosas; al diente las matrices de la fortuna, para pegar las cartas del destino, para tener filtros y amuleto, para encantar a sus enemigos, para poner a los maridos celosos a dormir, para descubrir la panacea universal de todos los vicios, para no reformar ellos, pero para preservarlos de dos grandes enfermedades que las matan –decepción y cansancio– animar tales arreglos, y uno está seguro de viajar rápidamente sobre el alto camino de la locura.

Si Aquiles precipitado de Homero hubiera sido completamente invulnerable, habría sido solamente el asesino cobarde, y el hombre que estaba seguro de ganar siempre al juego se arruinaría pronto, y deben ser estigmatizados como estafador. Que por un acto simple a él la voluntad podría necesitar sobre otros la enfermedad o la muerte, sería un parásito público, de quien la sociedad debe desembarazarse; ganar el amor, economizar por medios normales, es cometer una tipo de violación; evocar espectros es acudir hacia abajo a las sombras eternas. [73:1]

[73:1. muy derecho —O.E.]

Estar en relación con los demonios uno debe ser un demonio. El diablo es el espíritu del mal, la corriente mortal de mis excesos y voluntades malas. Escribir esta corriente es zambullirse en el abismo. Por otra parte el espíritu del mal responde solamente a la curiosidad impetuosa y malsana. Las visiones son los fenómenos de la embriaguez o de la demencia. ¿ Para ver espíritus (fantasmas)? ¡ Qué quimera! Es como si se profesase para tocar el pensamiento de música y de botella. Si los espíritus de los muertos salieron de entre nosotros, es porque aquí podrían más vivir. ¿ Cómo se supone deben volver? [73:2]

[73:2. todo esto es verdad, en un sentido pero, como el pozo de E.L. supo, no es toda la verdad. —O.E.]

¿ Pero entonces será dicha, aquel quién puede ser la utilización de la magia? Les permite a hombres comprender mejor la verdad, y desear el bien de modo más sano y más eficaz. Ayuda a curar almas y cuerpos. No confiere los medios de hacer daño con la impunidad, sino eleva al hombre por encima de las codicias animales. Devuelve al hombre inaccesible a las agonías del deseo y del temor. Constituye un centro divinamente de luz, echando lejos antes de que él fantasmas y oscuridad, porque le sepa, quiere, PUEDE, y tiene su paz. Es la magia verdadera, no la del Nigromántico y del Encantador, pero si la del Adepto y del mago.

La magia verdadera es una fuerza científica colocada en el servicio de la razón. La magia falsa es una fuerza sin visibilidad suplementaria a las mesas y a los desórdenes de la locura. [74:1]

top of page

 
-->