Las Paradojas de la Alta Ciencia

Éliphas Lévi

(1810-1875)

Éliphas Lévi

Un trabajo en proceso. Favor de enviar sugerencias para mejorar esta traducción: inquiry@selfdefinition.org

-->

El Gran Secreto

This page in English: .. the-great-secret.htm

Para no ceder a las fuerzas inalterables de la naturaleza, pero para dirigirlas; para no permitirse ser esclavizado por ellas, pero para servirse de ellas en provecho de la libertad inmortal; es el gran secreto de la magia.

La naturaleza es inteligente, pero no es libre. Los cuerpos maravillosos tienen por almas instintivas animadas, y son fecundados; los planetas son el serrallo del sol, y los soles son la banda dócil de Dios.

La tierra tiene una alma que obedece el sol, bajo los decretos del destino, y obedece al hombre, instintivamente.

Pero, porque hombre para mandar el alma de la tierra exige un gran conocimiento y una gran sabiduría, o una gran exaltación. [159:1]

La locura tiene sus prodigios, y estos más abundantemente que la sabiduría, porque la sabiduría no busca prodigios, sino naturalmente tiende impedir en su caso. Se dice que el diablo ejecuta milagros, y hay apenas cualquiera pero de él que los ejecuta, en el sentido que las masas ignorantes atribuyen a la palabra. Todo que tiende a contrariar al hombre de la Ciencia y de la razón es ciertamente el trabajo de un principio malo.

El sol tiene la inteligencia, pero la tierra es aturdida; [160:1] y sin sol y el trabajo del hombre no produciría nada. El sol es su fecundador y equipa a su partero, y de mala gana y con una mala gracia ella se rinde a las caricias de su esposo y de la asistencia de su médico.

Los animales, las bestias feroces mal - organizadas, los insectos nocivos, plantas parásitas y tóxicas nocivas, abortos, monstruos y pestes, son los frutos de su torpeza. Resiste tanto como ella puede, y su resistencia no es un crimen; es pero la criatura de la ley, y sirve de contrapeso a la actividad del sol. Según la tradición hierática, el hombre, el único hijo de Dios, debe mandar la tierra, pero el hombre, habiendo violado la ley de Dios, dejó de ser libre, y los esclavos son iguales ante la esclavitud.

El alma de la tierra [160:2] es hostil para tripular, porque considera que no tiene más el derecho a mandarlo; le resiste y le engaña; Es ella quien produce sueños, pesadillas, visiones y alucinaciones, favorecido en esto por fanatismo, embriaguez, orgía y todos los desórdenes nerviosos; los locos, las mujeres histéricas, el cataléptico y el somnámbulo son todo bajo su influencia directa.

También la llaman la luz astral, y es a ella quien produce toda la alucinación de espiritismo.

Suponemos que la luz astral nombrada perfectamente no se aplica al alma de la tierra. Esta fuerza instintiva de nuestro planeta se manifiesta por la electricidad y el magnetismo negativos; la electricidad, el calor y la luz positivas vienen de la influencia del sol.

El alma de la tierra particularmente irradia fuera durante la noche. La luz retiene y rechaza su efluvio. Es a la medianoche, particularmente en medio de las largas noches del invierno, que a los fantasmas les gusta aparecer. [161:1]

Un hombre no es un santo porque tiene visiones, sino podemos tener visiones pero ser como un santo, y hasta entre los santos las visiones implican siempre algo ridículo u horrible.

Santa Teresa era afligido por sangre, y creyó ver las paredes vivas, que obstruían, y un ángel se armó con una flecha para lancearlos. El Jesús Cristo de María Alacoque abren su pecho y muestran su corazón palpitante y sangrante. Martín de Gallardon vio a un ángel vestido como soldado de infantería; los niños de Sallette adornaron a la Virgen con la gorra de un campesino enorme, con delantal amarillo, y con los rosas se hincaron a sus pies. Bernadette Soubirons ve nuestra Señora de Lourdes, vestida como una chica, a punto de agarrar el sacramento, con un pequeño delantal azul y rosas amarillos plantados por los tallos en sus pies desnudos. Berbignier vio a Jesús el Cristo en medio de varios conectores planos del candelabro. Esta visión de los conectores del candelabro reaparece en casa de Pontmain, donde cuatro velas son vistas fijas a la pared de los cielos y de la buena Virgen en medio de ellos. Ravaillac vio las especies de barquillo sagradas flotar alrededor de su cabeza y oyó una voz que le señaló para matar a Henry el IV. [162:1]

[162:1. Guitean también escuchó una voz.—O.E.]

Y el alma instintiva de la tierra exige ardientemente la sangre, y favorece las exaltaciones que llevan a su pérdida. Los espectros, como cornejas, parecen presentir a lo lejos matanzas y batallas. La muerte de Cesar, de la guerra civil que resultó de él y de proscripción sangriento de Triunvirato han sido anunciadas por los prodigios, de la que Virgilio habla. Antes de la guerra del exterminio que los romanos hicieron contra los judíos, el templo ha sido ceñido por visiones y maravillas. Los milagros mórbidos del convulsionaron, precedidos por poco tiempo solamente el hecatombe de la revolución, siguieron las grandes guerras del imperio: ¿ En nuestros días los espíritus dan vuelta a los malabaristas y el lugar frecuentado muerto de nuestros salones y se familiarizan con damas, justo atravesamos la guerra con Alemania y la comuna, que témenos calma para esperar?

El hombre, el hijo de la tierra, se queda en la comunicación magnética con la tierra. Él mismo es un imán especial, que puede indefinidamente aumentar sus fuerzas por la combinación de las imaginaciones y de las voluntades. Luego objetos inertes son magnetizados, y, bajo la influencia del alma física de la tierra, atraída y mal dirigida por el hombre, puede desplazarse, ser levantado hacia arriba, y la causa que hiende ruidos o golpes secos y duros que hay que oír; igualar a veces un género de coagulación aérea bruscamente modela fuera de una forma cierta de fugitivo: la gente cree que ven luces o manos; los sueños mismos toman cuerpos, y la naturaleza parece volverse delirante: las nuevas pitonisa garabatean jugando a los nuevos oráculos, tan poco serios como los de la antigüedad: [163:1] las mismas causas producen siempre los mismos efectos.

¿ El hombre jamás conseguirá domesticar totalmente este animal vertiginoso y que devorará que llamamos la tierra? No, a condición de que siempre no pueda descubrir un punto de apoyo para la palanca de Arquímedes, y a condición de que corcel está siempre seguro de tirando a su jinete. En tormento vano de hombre la tierra; la tierra acabará siempre tragándoselo. Por consiguiente el caso es que el sueño grandioso de Prometeo, es decir del genio humano, siempre fue el secreto de Hermes, es decir el descubrimiento de una panacea para la enfermedad, la vejez y la muerte.

El deseo por la inmortalidad, que siempre ejerció el alma humana, es una protesta contra nuestra sumisión a la voracidad de la tierra, pero religión colocó la inmortalidad en la muerte, y se jacta solamente que conseguirá liberar la esclavitud de la tierra que porción de nosotros mismos quiere elevar al cielo.

Pero en la lengua del simbolismo, el cielo es espíritu y la tierra es materia; el cielo es ligero y la tierra es la sombra; el cielo es el bien, la tierra, el mal; el cielo es el paraíso, y la tierra el infierno,. Los teólogos por otra parte que creen en infierno local no pueden encontrar ningún lugar pero salvo en medio de la tierra, que parece afirmar que este mal es la materialidad.

La tierra es perezosa, porque es pesada y material, y, porque la pereza produce el hambre, la tierra engendra especies imperfectas reducida a devorarse. Le gusta producir los seres que se matan, porque engorda sobre los cadáveres de sus hijos. La guerra es el estado de la existencia inevitable sobre la tierra y de ser de razón concierne siempre ciertamente al mas fuerte. La fuerza no tiene la prioridad del derecho; lo constituye. Que Darwin llama la selección natural es el triunfo de la fuerza.

¿ Por qué hay abortos en la naturaleza? ¿ Por qué tantos conceptos imperfectos si la fuerza creadora es omnipotente? Ya que toda la fuerza tiene por una resistencia punto de apoyo, porque las batallas de inercia contra el movimiento, porque la sombra debe equilibrar a la luz. Todo está previsto por la inteligencia soberana universal, y la providencia de Dios no es una interposición directa y personal. [165:1]

Si Dios no crea a los animales, dice ha de crearlos la tierra. Dios ha fecundado a la naturaleza y la naturaleza se ha convertido en una madre, produciendo sin ayuda; pero economiza sus esfuerzos y simplifica sus grandes trabajos; produce la vida, y la vida a su turno trabaja a diferenciar formas según las condiciones que circunscribe. Un esfuerzo engendra otros esfuerzos, una forma engendra otras formas, y el progreso es solamente posible por la ley de la transformación.

Estos misterios de la naturaleza demuestran y explican a los de la religión que prueban al extremo la comprensión humana; elección divina, es decir, la salvación final, acoplado al reprobación probable de la mayoría; la puerta estrecha, la regeneración o la transformación moral, el resurrección o la transformación de futuro del hombre que está ahora ser más perfecto. Así lo que ha sido visto arriba como calculado para quebrantar la fe lo corrobora, esto que ha querido derribar religión lo restablece.

Las paradojas afirmadas por Darwin explican los oráculos de Jesús el Cristo, y creemos mejor con una seguridad más grande, porque sabemos mejor lo que debemos creer. Estas verdades tarde o temprano cumplen la conquista de la opinión, y de la opinión cuando fundada sobre la verdad lleva siempre la autoridad con ella. Comienzan por condenar Galileo; Más tarde están en obligación de admitir lo que afirmó, y la iglesia es sin embargo infalible, porque la autoridad es necesaria, y cuando comunica su autoridad a él papa, el papa se vuelve infalible por una infalibilidad, bien fundada, pero no milagrosa; para una autoridad puede ser delegada, un milagro no puede ser delegado.

El deseo de la religión es el primario quieren del alma humana: existe codo a codo con amor, y en el amor. "Existen, ..." dice Sr. Tyndall, [A] y uno de los primeros hombres científicos de Inglaterra,

"Existen otras cosas veladas en el velo del hombre, tal como los sentimientos del veneración, del respeto, de la admiración, y no sólo del amor sexual, a los cuales somos justo juicios sumarios, pero del amor del bello en especie, físicos y morales, de la poesía y del arte; hay también este sentimiento profundo que de la primera alba de la historia y probablemente para edades anteriores a toda la historia, incorporó él misma a las religiones del mundo; tú ríes un poco de estas religiones, pero de todos modo te ríes solamente de ciertos accidentes de forma, y no tocarás la base inmovible del sentimiento religioso en la naturaleza emotiva del hombre. El problema de los problemas ahora actual es dar a este sentimiento una satisfacción razonable." [166:1]

[A. (1820-1893) en.wikipedia.org/wiki/John_Tyndall ]

La solución de este gran problema consideramos que indicamos bastante simplemente, para permitir a autores mejor acreditados que el mismo para descubrirla y darla con un éxito más grande a las aspiraciones legítimas del mundo. El espíritu de la inteligencia vendrá como el Cristo nos prometió, y esto nos enseñará toda la verdad.

Las doctrinas de la ciencia más elevada, llamadas la magia por los antiguos, no siendo reconocido más en nuestros días por la ciencia oficial, pueden serle presentadas solamente bajo el nombre de las paradojas, una palabra que significa cosas por encima de razón.

Paracelso, cuya altitud de pensamiento el nombre significa de manera cualquiera paradójico, indicó a estos últimos Archidoxes, es decir, cosas ultra razonables o más que razonables. [168:1]

Dios es el gran Archidox del universo. La religión es Archidoxal cuando parece paradójico. La libertad es la paradoja o el Archidox del humano divino.

La razón absoluta, el conocimiento absoluto, el amor absoluto, son Archidoxes del genio humano; la imaginación es Archidoxal en la creación y la realización de sus paradojas.

La voluntad se precipita arriba en Archidox y no se para antes de la paradoja.

La razón absoluta es, como la divinidad, Archidox supremo de la comprensión; lo absoluto para el espíritu es no condicionado la razón; lo absoluto para el corazón es perfección infinita; por otra parte, bello ser el refulgente de la belleza verdadera e infinita puede existir solamente en el personificación ideal de la verdad y del amor. Este personificación, realizado en casa del hombre, es Cristianismo, realizado en la sociedad en conjunto que será la Catolicidad.

Que dice, "creo porque es absurdo," nos dio en una forma paradójica la fórmula de Archidox, y, de hecho semejante bajo y por encima de la absurdidad de razón solamente es estar encontrada; pero la absurdidad que se encuentra más abajo es disparate y locura, mientras que esto cuales flotadores más arriba es entusiasmo y devoción. Debajo de la razón de la misa es el materialismo, por encima de la razón del científico es Dios. ¡ Credo quia absurdum !

Ahora cumplamos nuestras paradojas mágicas por un trozo uno que llamaremos el evangelio de la Ciencia.

¡ Evangelio de la Ciencia! ¡ Qué absurdidad! Como si la Ciencia podría tener un evangelio, la Biblia, el Corán, el Zend-Avesta o un Vedas. Todos estos libros sagrados conciernen exclusivamente a la religión y los sacerdotes de las formas múltiples de culto, y la Ciencia se refiere solamente por ellas, para establecer su antigüedad, autenticidad e influye sobre la historia de las naciones.

No hay ningún evangelio verdadero pero el del Jesús el Cristo, pero es verdad que allí existen el evangelios apócrifo.

Escribir hoy en un evangelio apócrifo sería un anacronismo; procurar dar cualquier otro evangelio dogmático pero esto de Jesús el Cristo sería una locura y una impiedad.

Utilizamos, pues, el evangelio de palabra como expresión paradójica, según el título de este trabajo que es de paradojas mágicas.

El evangelio palabra que significa noticias felices, y sería noticias en efecto felices para que la gente se entere que la ciencia y la religión definitivamente habían sido armonizadas.

Pero todo viene en su temporada debida, y el mundo no es salvado porque un libro excéntrico ha sido escrito.

Las ciencias ocultas son necesariamente excéntricas, porque tanto pronto porque dejan de ser excéntricos, dejan de ser ocultas.

Una semilla está colocada en la tierra; nadie ve ella sino él que le siembra, y cuando la tierra se cerró sobre ella, nadie lo ve de nuevo. Los hombres pasan cerca de donde es escondida, hasta marchan por encima de ella y para longitud fermenta y germina en el silencio. Entonces un retoño minúsculo perfora la tierra, el retoño se divide en dos hojas, y entre estas dos hojas un botón aparece. Así se queda para longitud sin ninguno que lo anota. Un día lo comprobamos que el retoño se volvió vástago, luego árbol nuevo se desarrolla más grande y se hace, lentamente, un árbol.

Entonces a menudo el tiempo él el que mismo lo sembró es envuelto en la tierra. Jamás recogerá sus frutos de su árbol, ni se sienta bajo su matiz.

Su cuerpo engorda la tierra y puede hacer germinar otros árboles; su pensamiento se desarrolla en los cielos y hará la otra flor de pensamientos. Para nada muere; todo transformó; que no es más, todavía será, pero lo que era pequeño será grande, y lo que estaban enfermos será mejor. [170:1]

¡ Es nuestra fe y esperanza - amen, y así como esto sea!

 

82

[ fin ]

Traducción y revisión para Upasika del original en lengua inglés: Adonay I. Hernández Rico

top of page

 
-->